EL PERIODO LITERARIO PRECOLOMBINO

LITERATURA NAHUATL

Se entiende por literatura náhuatl la producción literaria de los pueblos que ocuparon el Valle de México y que hablaban el náhuatl: los pueblos de Tenochtitlan, Tlatelolco, Texcoco, Tlacopan o Tacuba, Azcapotzalco, Chalco, Cuauhtitlán, Tlaxcala, Huejotzingo, Tecamachalco, Cholula, y de otras regiones.

La palabra náhuatl significa "claro, limpio, sonoro". La lengua, en efecto, es así. Es una lengua aglutinante, pues se añaden distintos prefijos, sufijos, etc. a las palabras y así se completa la expresión.

EJEMPLO:

La palabra tlamatinime significa para nosotros "sabios", pero literalmente es "cosas-saber-el-que-plural".

Las obras más antiguas datan del siglo XII. La cultura náhuatl llega a su fin el 13 de agosto de 1521, con la conquista de México.

Las primeras manifestaciones literarias se encuentran en los CODICES, que eran los libros que pintaban los tlacuilos, que eran escribanos o pintores, en hojas de piel de venado raspada o en corteza de amate preparada con una capa de carbonato de calcio. Las hojas se doblaban a manera de biombo y se cerraban con tapas duras para conservarlas.

La costumbre de la escritura de códices era compartida por los mayas, los mixtecos y los zapotecos. Los códices se guardaban en BIBLIOTECAS que se llamaban amoxcalli, la más famosa de las cuales fue la de Texcoco, destruida por los españoles.

Contenido de los Códices

Un códice podía consistir de información histórica, guerras, registros de pueblos tributarios y sus tributos, relación de costumbres, calendarios religiosos en los que se especificaban los sacrificios que correspondían a cada divinidad, etc.

Se conservan poco más de una veintena de códices prehispánicos. Sobresalen el Borbónico y el Borgia. Después de las carnicerías españolas, éstos mismos alentaron la elaboración de nuevos códices, entre ellos el Mendocino, Magliabecchi, Azcatitlan, Mexicanus, Cruz, y Xólotl.

Sólo se conservan tres códices mayas: el Dresde, el Tro-Cortesiano y el Peresiano. De los mixtecos se conservan algunos muy bellos como el Nuttal.

Los códices eran pintados con GLIFOS o SIGNOS PICTOGRAFICOS, pues los indígenas no poseían un sistema de escritura alfabético.

Existían 5 TIPOS DE GLIFOS: calendáricos, numerales, pictográficos, ideográficos y fonéticos.

Caracteristicas literarias del Nahuatl

Paralelismo

Consiste en la repetición de un mismo concepto (una palabra o un pensamiento) por medio de dos o más frases semejantes, incluso sinónimas, que se complementan.

EJEMPLO:

"En viejecillo se tornó, en él se transformé, en él se disfrazó, bien encorvado se hizo, bien de blanca cabeza se hizo, bien de cabeza cana".

Difrasismo

Es un reflejo del uso de ideogramas en la cultura. Consiste en la representación de conceptos por medio de objetos relacionados con ellos.

EJEMPLO:

in xochitl, in cuicatl: flor y canto (poema)
in tlilli, in tlapalli: tinta negra, tinta roja (la sabiduría)

Metáfora

Lo original y exclusivo del uso de metáforas en la lengua náhuatl son los elementos de comparación: aves, piedras preciosas y flores.

Forma negativa e imperativa de las enunciados

EJEMPLO:

"No es lugar de bienestar la tierra: no hay alegría, no hay dicha".

En cuanto a la forma externa de los poemas, generalmente es de la siguiente manera: un pensamiento desarrollado en dos estrofas, la segunda es complemento de la primera, y entre ambas hay un estribillo que las enlaza. El estribillo puede repetirse, e incluso aparecer al principio del poema.

EJEMPLO:

"El ave roja de Xochiquetzal
se deleita, se deleita sobre las flores.
Bebe la miel el diversas flores:
se deleita, se deleita sobre las flores."

La poesía náhuatl, en cuanto a su tema, se divide en tres: religiosa, guerrera, filosofica.

Temas de la poesía filosófica

la brevedad de la vida, la incertidumbre sobre lo que hay después de la muerte, la crueldad o indiferencia de los dioses, su naturaleza, la amistad, el valor de la poesía y la belleza, la tristeza y melancolía del individuo sometido a los designios de los dioses terribles.

En lo que refiere a la prosa, tenemos prosa histórica: los Anales históricos de la nación mexicana, que reconstruye el hecho desde la perspectiva indígena. De 1528.

En lo que se refiere a la prosa didáctica, destacan los Huehuetlatolli y los Proverbios. Los primeros fueron recogidos por fray Andrés de Olmos.

El gran poeta indígena es Nezahualcóyotl. Nació en Texcoco en 1402 y para 1431 fue proclamado señor de Texcoco. Su imperio fue de una grandeza política y administrativa extraordinaria.

A Nezahualcóyotl se le atribuye el presentimiento del Dios único y desconocido, y además, su omnipresencia. En su poesía no hay amor erótico ni burla o ironía de ningún tipo.

He aquí un poema de Nezahualcóyotl:

NOS ATORMENTAMOS

Nos atormentamos:
no es aquí nuestra casa de hombres...
Allí donde están los sin cuerpo,
allá en su casa...
¡Sólo un breve tiempo
y se ha de poner tierra de por medio de aquí a allá!
Vivimos en tierra prestada
aquí nosotros los hombres...
Allí donde están los sin cuerpo,
allá en su casa...
¡Sólo un breve tiempo
y se ha de poner tierra de por medio de aquí a allá!

LITERATURA MAYA

Se sabe poco de la prehistoria maya. Los primeros restos arqueológicos mayas conocidos datan de unos 500 años a.C.

Probablemente el origen de la cultura maya fue Veracruz, de donde algunos grupos olmecoides emigraron al sur y la fundaron.

Ciudades mayas importantes: Bonampak, Palenque, Copán, Tikal, Piedras Negras. Sin que hasta ahora se sepa la causa, los mayas abandonaron sus ciudades hacia el siglo X d.C.

La escritura de los mayas era jeroglífica, compuesta por signos pictográficos, ideográficos y fonéticos, pero todavía no se descifra totalmente. Una de las primeras claves para el desciframiento de la escritura maya fue la obra de fray Diego de Landa, Relación de las cosas de Yucatán, escrita a mediados del siglo XVI, pero conocida hasta el siglo XVIII.

Los únicos códices mayas que se conservan: el Códice de Dresde, que fue pintado en el siglo XI y es el más estudiado. Contiene treinta y nueve hojas en las que se relatan profecías, ceremonias y tablas sobre el movimiento del planeta Venus. el Códice de París, o Peresiano, de once páginas y que contiene profecías y un calendario adivinatorio. El Códice Tro-Cortesiano, o de Madrid, del siglo XV, de ciento doce páginas, contenido adivinatorio y de las ceremonias rituales del año nuevo.

Entre 1554 y 1558, un sabio indígena redactó el Popol-Vuh, probablemente de un códice jeroglífico que ya no existía para aquel entonces.

El Popol-Vuh contiene las ideas cosmogónicas y las antiguas tradiciones de los pueblos quichés, la historia de sus orígenes y la cronología de sus reyes hasta 1550.

El Popol-Vuh fue conseguido a principios del siglo XVIII por Fray Francisco Ximénez, de la orden de Santo Domingo. Había sido escrito por los indígenas de Chichicastenango un poco después de la conquista española.

Se divide en tres partes: la primera es una descripción de la creación y del origen del hombre, quien después de varios intentos infructousos, es hecho del maíz. La segunda es un relato mítico en el que se narran las aventuras de los jóvenes semidioses Hunahú e Ixbalanqué. Esta parte es altamente didáctica y ética. En la tercera parte se encuentran las noticias relativas al origen, migraciones y distribución de los pueblos indígenas de Guatemala, sus guerras y el predominio de la raza quiché hasta poco antes de la conquista.

Los Libros del Chilam Balam son una obra redactada en maya con caracteres latinos entre los siglos XVI y XVIII; son conocidos también como los Libros del adivino o brujo Balam. Conocemos dieciocho de estos libros, cada uno de lo cuales lleva el nombre del lugar en que supuestamente fue escrito. No han sido traducidos en su totalidad, pero por lo que sabemos, su contenido está formado por textos religiosos, crónicas históricas y profecías atribuidas a Balam. El más famoso es el Chilam Balam de Chumayel, que actualmente se encuentra en los E.U. Contiene cantos, himnos antiguos, textos religiosos, rituales y predicciones, noticias calendáricas y astronómicas, una descripción de la Conquista, y la tragedia de los vencidos.

El Rabinal Achí es la única obra de teatro prehispánico que llegó hasta nosotros. Pertenece a la lengua quiché y se conservó por tradición oral hasta el siglo XIX. El argumento consiste en la captura, interrogatorio y muerte del Varón de los Quechés, al que el pueblo de Rabinal acusa de haber raptado a su gobernador.

LITERATURA INCA

En la cultura inca, el canto y la poesía estaban presentes en las faenas agrícolas, en las ceremonias fúnebres, y en las celebraciones oficiales.

Los amautas, o sabios consejeros, tenían a su cargo las representaciones dramáticas. Creaban composiciones para exaltar la ascención al trono del nuevo Inca, para exaltar victorias guerreras, para celebrar hechos importantes de los gobernantes, así como himnos religiosos para invocar a sus deidades.

Los haravicus, o "inventores de poesía", declamaban muchas veces sus versos acompañados por el público.

En contraste con la poesía náhuatl, las pocas muestras de poesía incaica son predominantemente religiosas. Podemos encontrarlas en la Primer nueva corónica y buen gobierno, de Felipe Guaman Poma de Ayala. El Inca Garcilaso de la Vega dedica un capítulo de sus Comentarios reales a describir la poesía incaica.

<Back to Spa 4321: Survey of Hispanic American Literature Homepage>