SIGLO XX: MODERNISMO Y VANGUARDIA



LA LITERATURA MODERNISTA

Contexto socio-político-económico en Hispanoamérica a finales del siglo XIX

El Modernismo coincide con la entrada de los países hispanoamericanos al capitalismo; especialmente México, Chile, Uruguay, Argentina.

La transición del estado feudal a uno capitalista en Hispanoamérica fue violenta. Las consecuencias de esto, según Leopoldo Zea, son:

Latinoamérica se convierte en proveedora de materias primas para todo el mundo. Al regresar a los países los bienes manufacturados se crea una impresión de riqueza falsa. Latinoamérica consume como los europeos, pero no produce como ellos, y por lo tanto no se desarrolla.

El utilitarismo se convierte en valor fundamental de la cultura hispanoamericana, y esto trae como consecuencia que la literatura sea poco apreciada y los Modernistas se dediquen a defenderla.

Las ciudades se europeizan; se identifica fuertemente a Europa con la civilización, lo cual es en realidad herencia romántica. La importancia de las ciudades trae como consecuencia el cosmopolitismo.

Al final del siglo XIX hay dos clases sociales: los aristócratas criollos y el pueblo; a finales del siglo XIX surge la clase media, y de ella proviene el escritor modernista. La clase media hispanoamericana se caracteriza por una actitud crítica frente a la realidad y por sus intentos de universalizar la cultura.

Se lee literatura extranjera, surge el comentario periodístico en esta época. Dada la entrada del Capitalismo, desaparecen los mecenazgos.

DEFINICIONES DE MODERNISMO:

Según Rafael Gutiérrez Girardot, el Modernismo es un movimiento artístico nacido en el contexto de la dependencia de los países latinoamericanos a los centros metropolitanos como consecuencia del desarrollo capitalista. El escritor modernista es un marginal, un intelectual; ideólogo más que creador. La evasión en sus escritos puede explicarse como la utopía que pretende crear como oposición a la realidad capitalista en la que vive.

Según Ivan Schulman, el Modernismo es un estilo epocal sincrético y heterogéneo que tiene sus inicios en el Naturalismo y todavía no muere.

Según Angel Rama, es una consecuencia en el plano literario de las transformaciones socio-económicas de finales del siglo XIX en Latinoamérica.

NOTAS GENERALES SOBRE EL MODERNISMO:

El Modernismo representa el momento más importante en la literatura hispanoamericana; es la bisagra que abre la puerta a una reorientación de la cultura en Hispanoamérica. Es una forma de expresión intelectual que toma elementos del Romanticismo y del Naturalismo, pero que busca la novedad y lo imaginativo. Es el surgimiento del espíritu de contemporaneidad en Latinoamérica.

Al contrario de los escritores neoclásicos y los románticos, para quienes la obra literaria tenía una función social, es decir, extra-literaria, los modernistas definen la literatura como obra de arte. En otras palabras, el arte tiene valor por sí mismo, independientemente de la ideología que proclame o de las instituciones sociales a que sirva. Los escritores modernistas son los primeros que adquieren conciencia de la autonomía de la obra literaria y del escritor como tal.
Al respecto, Arnold Hauser dice que...

"el arte moderno se funda sobre la fe de la presencia de una realidad doble".

Octavio Paz dice que...


el tema de la literatura modernista es "la nostalgia de la verdadera presencia".


La función de la literatura del Modernismo consiste en la búsqueda de una nueva poética y en la indagación sobre la condición humana. El escritor modernista quiere llegar a realidades más allá de la realidad inmediata.

La característica principal de la sensibilidad modernista es la heterogeneidad.

El Modernismo es, desde una perspectiva diacrónica, tan sólo la 2ª generación positivista

No es una tendencia (son positivistas).

No es una escuela (no dejó un programa con seguidores).

No es una época (éstas provocan cambios en la estructura de los géneros literarios -el Manierismo creó la novela moderna, la tragicomedia).

¿Cómo definimos, pues, al Modernismo?

Como una superestructura ideológica; es decir, no se identifica con ninguna tendencia, sino que las asume todas; es una expresión propia de fines del siglo XIX; su aspecto estético no constituye su dimensión definitoria; es un fenómeno occidental, no hispanoamericano ni ibérico.

¿Cuando termina el Modernismo? Hacia el final de la Primera Guerra Mundial.

Características del lenguaje modernista: elaborado, de una retórica rica y abundante, utiliza arcaísmos, neologismos y palabras-préstamo, especialmente del idioma francés.

Motivos de la literatura modernista:

El sistema de preferencias modernista está dominado por el principio de la belleza (el símil del castillo señorial aislado del comercio ordinario de la ciudad). En él se ve que la belleza se representa como uno de los polos del contraste entre lo práctico y lo utilitario; la heterogeneidad es otro elemento importante del sistema de preferencias modernista, por cuanto se toleran los gustos más bajos junto a los más elevados; el arraigo en la realidad propia a la vez que la apertura a lo desconocido y extraño.

EL CISNE (1896) Y EL VELO DE LA REINA MAB (1888), DE RUBEN DARIO

En lo que se refiere a la forma externa del poema se adivinan ya los intentos por liberar la poesía de sus ataduras académicas. El poema "El cisne" es aparentemente un soneto alejandrino, pero se compone de versos de sílabas desiguales. El primer verso del primer terceto: "¡Oh Cisne! ¡Oh sacro pájaro! Si antes la blanca Helena" es un invento de Darío. Se trata del verso tripentálico. Se compone de 15 sílabas divididas en tres hemistiquios.

En el poema se puede observar el uso de la mitología como base para la expresión de la búsqueda de la armonía, del ideal de belleza. Recordemos que son los poetas parnasianos franceses (Gautier y Leconte de Lisle) los que revitalizan el uso de la mitología grecolatina, así como las mitologías germanas y escandinavas. El cisne simboliza en la poesía de Darío la armonía entre lo divino (el ideal) y lo natural (la naturaleza). Para el hablante poético es la poesía el catalizador de esa armonía entre el mundo ideal (obsesión modernista) y el mundo real (capitalista y materialista).

La colección de cuentos de la que proviene El velo de la reina Mab se llama Azul. Esto es probablemente influencia del Romanticismo. Víctor Hugo, uno de los representantes literarios más dignos del Romanticismo, dijo: "L'Art c'est l'azur" (El arte es lo azul). El azul es lo ideal, lo etéreo, lo infinito. El narrador de este cuento lo dice así: "el ideal flota en el azul".

Una vez más se observa la influencia de la mitología, en este caso la mitología céltica, en el nombre del personaje: la reina Mab, un "hada madrina" que después aparecería en Romeo y Julieta de Shakespeare. Los dones de la poesía, la pintura y la escultura y la música son inútiles a menos que sean impregnados por el velo de la reina Mab, "el velo de los sueños, que hacen ver la vida del color de rosa". Ahí donde flota el sueño azul el artista es capaz de crear un arte, y con él un porvenir nuevo.

ARIEL, DE JOSE ENRIQUE RODO (1900)

El nombre del ensayo está tomado del geniecillo que obedece los mandatos de Próspero en La tempestad de Shakespeare. De acuerdo a Rodó, Ariel es el símbolo de la parte noble y alada del espíritu, el imperio de la razón y el sentimiento, la espiritualidad de la cultura.

Rodó es uno de los ensayistas hispanoamericanos más preocupados por el problema de la identidad cultural de la América Latina, y es también uno de los primeros que le advierte a los intelectuales hispanoamericanos del peligro de imitar acríticamente la cultura norteamericana (o sea, lo que él llama nordomanía) y de ser víctimas de los valores utilitarios de la cultura anglosajona.

¿Cuáles son las sugerencias de Rodó para definir de manera clara esa cultura espiritual típicamente hispanoamericana?

En primer lugar, los jóvenes hispanos (pues a ellos está dirigido el discurso) deben buscar desarrollar no un solo aspecto, sino la plenitud de todo su SER.

En segundo lugar, la base de este desarrollo deben ser los valores propios de la cultura hispanoamericana y no el utilitarismo anglosajón.

La búsqueda de esa plenitud debe guiar a Hispanoamérica a un sincretismo helénico-cristiano. En otras palabras, debe existir en el espíritu hispanoamericano un amor por la cultura junto a un deseo de igualdad (igualdad no racial, sino de condiciones que le permitan llegar a la perfección).

LOS SONETOS DE LA MUERTE, DE GABRIELA MISTRAL. 1922

La biografía de Gabriela Mistral (su nombre verdadero, Lucila Godoy) está repleta de eventos desafortunados: el suicidio de Rómulo Ureta, un empleado de ferrocarril con quien tuvo amoríos, la muerte de su madre, y el suicidio de su sobrino, al que había adoptado como hijo.

Gabriela Mistral fue la primera ganadora de un Premio Nobel (1945).

Su visión del mundo es en general pesimista, aunque mitigada por momentos de ternura y placer maternales.

Temas predominantes de su poesía:

Recursos poeticos:

LA LITERATURA DE VANGUARDIA

L A P O E S I A


El período moderno de la poesía hispanoamericana se divide en dos etapas:

La etapa moderna, con influencias del parnasianismo y el simbolismo.

La etapa contemporánea, en cuyo período los escritores utilizan dos mecanismos de composición: la irracionalidad y la desrealización.

Surgen los ISMOS de vanguardia:

Ismos vanguardistas en Europa

Impresionismo (1890-1910)
Expresionismo (1905-1924)
Estridentismo (1922)
Fauvismo (1905-1908)
Cubismo (1907-1930)
Vorticismo (1907-1909)
Futurismo (1909-1918)
Dadaísmo (1916-1922)
Surrealismo (1924-1966)

Impresionismo

Representado por Eduardo Manet, Claudio Monet, Edgar Degas, Pedro Renoir. Es un movimiento pictórico cuyo propósito es el de captar impresiones de los objetos en función de los reflejos de la luz sobre ellos y sin delinearlos o detallarlos.

Expresionismo

Representado por Eduardo Munch. Es también un movimiento pictórico cuyo propósito es el de reflejar los estados interiores del alma humana. Su perspectiva es pesimista.

Fauvismo

Representado por Enrique Matisse. Movimiento pictórico que postula la distorsión de las formas y el excesivo uso de colores.

Cubismo

Representado por Pablo Picasso. Movimiento pictórico que consta de dos fases: una etapa analítica, en que el artista muestra los objetos desde todas las perspectivas, tal y como la mente los percibe. Para lograr esto los cubistas fragmentaban y recomponían el objeto, lo cual dio como resultado cuadros donde predominaba una visión geométrica. En la fase sintética (1913-1930), en que las formas se simplifican, se usan colores más vivos y el objeto se vuelve todavía más abstracto.

Vorticismo

Fundado por Ezra Pound y John Gould Fletcher. Influidos por el simbolismo francés y la poesía china y japonesa, se rebelaron contra el sentimentalismo romántico, usando la lengua común, metáforas duras y claras, e innovando mediante nuevos ritmos poéticos.

Futurismo

Fundado por Felipe Marinetti. Aboga por la destrucción de las formas artísticas del pasado y pone la mirada en las formas del futuro como única salvación. Glorifica el dinamismo del siglo XX.

Dadaísmo

Fundado por Tristán Tzara. Arte nihilista, incoherente, burlón. Va en contra de la estética tradicional, enfatiza la importancia del absurdo y populariza el uso de palabras incoherentes en el lenguaje poético.

Surrealismo

Fundado por André Breton. Se propone explorar el subconsciente. El poeta debe expresar no lo externo, sino el funcionamiento de la mente. La fantasía y las asociaciones de ideas automáticas, ilógicas e incontroladas de la mente representan una realidad más alta que la realidad misma de la vida, y por lo tanto son válidas como expresión artística.



Ismos hispanoamericanos de vanguardia

Creacionismo

Movimiento fundado por Vicente Huidobro. La consigna del poeta es crear la realidad, no imitarla.

Ultraísmo

Movimiento fundado por Guillermo de Torre, Gloria Videla, Juan Larrea, Gerardo Diego. Pretende reducir el poema a su elemento básico: la metáfora.

Estridentismo

Movimiento fundado por el mexicano Manuel Aples Arce. Mantiene correspondencias con el Futurismo de Marinetti. Intenta ilustrar las posibilidades poéticas de lo mecánico y el valor del tema social en la poesía.

Características del Vanguardismo europeo e hispanoamericano:

NIPONA (1913), ARTE POETICA (1916) Y ALTAZOR (1931) DE VICENTE HUIDOBRO

Huidobro es el fundador del Creacionismo, movimiento hispanoamericano de vanguardia, y el representante más importante de la vanguardia en general. Arte poética es la justificación ideológica del Creacionismo. Para los creacionistas la poesía no debe ser mímesis (es decir, imitación de la naturaleza), sino creación pura. El poeta no debe cantar la rosa, sino hacerla florecer en el poema. El baluarte ideológico del poeta creacionista: "El poeta es un pequeño Dios".

Huidobro escribió también teatro y novela. Se distingue Cagliostro, una novela-film experimental publicada primero en inglés (1931) y luego en español (1943), en la que narra la historia de un nigromante del siglo XVIII.

Nipona es una de las marcas distintivas de la poesía vanguardista: la llamada poesía ideográfica. Este tipo de poesía no es nuevo. Un poeta antiguo llamado Simias de Rodas había hecho un poema en forma de huevo. Lewis Carroll hace algo parecido en Alice in Wonderland. Los más famosos poemas de este tipo son los Caligramas de Guillaume Apollinaire, aparecidos en 1913. Entre los poetas hispanoamericanos que cultivaron este tipo de poesía están Vicente Huidobro y José Juan Tablada. En la poesía ideográfica el escritor delínea el objeto poético al escribir su poema, entregando así una sugerencia visual al mismo tiempo que poética del objeto.

El tema del poema es modernista: un ambiente y personaje exóticos, pero las formas tradicionales de versificación son vanguardistas.

La imagen principal del poema Altazor es la del descenso. La visualización del poema es vertical. Altazor es un neologismo, es un azor (o halcón) alto. El viaje del hombre moderno es como un viaje en paracaídas, va en descenso. Este proceso de descenso es sufrido también por el lenguaje, que se va degradando y descomponiendo hasta que llega a la más completa disolución e irracionalidad.

El viaje en paracaídas es un viaje hacia el abismo, la nada y la muerte.

El poema es un diálogo interior. El hablante poético es Altazor, quien habla consigo mismo; su voz se desdobla. En ese desdoblamiento la voz del hablante es plenamente consciente de la disolución del mundo y de la profunda escición del espíritu humano.

<Back to SPA 4321: Survey of Hispanic-American Literature Homepage>